La principal asociación de instalaciones juveniles celebra los 30 años de historia, que va estrechamente ligada a la evolución de las estancias en las casas de colonias y albergues en nuestro país.

06/10/2016

Era el 24 de octubre de 1986 cuando nacía oficialmente la Associació de Cases de Colònies i Albergs de Catalunya (ACCAC). En el centro cívico de Santos aprobaban los estatutos de lo que sería la principal asociación gremial del sector de las instalaciones juveniles. En el centro cívico de Santos aprobaban los estatutos de lo que sería la principal asociación gremial del sector de las instalaciones juveniles.
 
Pero no nacía de la nada, tiempo antes una veintena de gestores ya trabajaban de manera intensa para poner las bases de lo que debía ser la ACCAC. Tenían intereses y problemas comunes y eran conscientes de que si se organizaban, ganaban fuerza. Entonces la Secretaría General de Joventud estaba desarrollando una normativa del sector y necesitaban establecer una interlocución directa y estructurada de las instalaciones juveniles.
 
Pero la intención sobrepasaba el rol de representación ante las administraciones: querían que la Asociación se convirtiera en el referente en las casas de colonias y albergues, que acompañara a los gestores, que diera a conocer el colectivo y sensibilizar sobre la realidad del sector. Creían en la función de las instalaciones juveniles tanto en la educación formal como no formal y querían reivindicarla, ponerla en valor a nivel social.

Y la suma de esfuerzos ha sido multiplicadora a medida que la Asociación ha ido creciendo. A lo largo de los 30 años de historia, la ACCAC ha conseguido defender los intereses generales del sector para afrontar los nuevos retos que han surgido y ha potenciado las experiencias vitales y de convivencia que suponen las estancias en las casas de colonias y albergues.

El ACCAC ha logrado profesionalizarse y actualizarse manteniendo la implicación de un gremio que se ha hecho mayor y se ha consolidado, llegando a más de 90 instalaciones asociadas en Cataluña. Es un colectivo que ha trabajado conjuntamente desde sus inicios para mantener la calidad y reinventarse sin perder el objetivo original: que los niños y niñas y jóvenes disfruten de un activo de país como son las instalaciones juveniles.

Quizás te interesa: Especial revista "Lleure": Aprendre a ser, aprendre a viure. 
 

 
Aquesta pàgina web utilitza cookies pròpies i de tercers per millorar els serveis i analitzar els hàbits de navegació, en cap cap per a finalitats publicitàries. Si segueix navegant entendrem que n'accepta el seu ús. Més informació | Accepto les galetes